Ser amable puede ayudarte en la vida, pero..¿Como se cultiva la amabilidad?

La amabilidad es uno de los valores más importantes para la convivencia humana, pues nos permite desarrollar ambientes armónicos en los que coexistimos. Sin embargo, algunas veces creemos que nuestros problemas son más importantes que los de otras personas y nos ensimismamos en situaciones negativas que devienen en egoísmo.
Para revertir esta situación, debemos tratar de cultivar este valor en nosotros mismos y después contagiarlo a los demás. De acuerdo con el sitio británico Positive News en sus investigaciones la psicóloga Juliana Breines ha encontrado tres estrategias para traer más amabilidad y generosidad en nuestra vida.

¿Como cultivar la amabilidad?

Lo primero es:
Sentirnos realmente conectados con otras personas; podemos empezar con nuestra familia, amigos y poco a poco ir extendiendo ese sentimiento hacia los demás. Al generar vínculos más fuertes con la gente que nos rodea, le otorga un significado trascendental a nuestra existencia motivado por el deseo de ayudar a quien está cerca.

 ​El segundo paso es:
Sentirnos apoyados por los demás. Esta practica tiene dos beneficios fundamentales: incrementa la sensación de confianza y seguridad, por lo tanto reduce las emociones negativas que resultan del clima de incertidumbre que vivimos en la actualidad. Por otro lado, nos motiva a asimilar que no somos seres perfectos y requerimos de las habilidades y conocimientos de otras personas para vivir.
Finalmente
Podemos poner en practica la meditación, que es una técnica que nos ayuda a enfocarnos en las sensaciones de nuestro cuerpo y a conectar con la mente. La meditación nos permite regular nuestras emociones a través de la respiración, además es posible vaciar nuestra mente de todos pensamientos negativos que acumulamos día con día y que nos impiden forjar empatía con los demás.

LOS FRUTOS DE LA AMABILIDAD

En nuestra sociedad ser amables algo valioso que no debemos dejar de lado. Poner en practica la amabilidad mejora nuestra salud y el entorno. Si empezamos por nosotros mismos, cuidando nuestras acciones y ayudando a otras personas, entonces podriamos contagiar a otros para que actuen de igual manera. No basta con que otros lo hagan, el cambio verdadero empieza en uno mismo.

Artículo realizado  por Gabriela Piedra (Miembro oficial de Mensajeros urbanos)
Siguela en su Twitter como : @Gabriela_Piedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.