¿Por que razón ya no tomar agua embotellada?

El agua, sin duda, es el líquido más preciado para la vida. El cuerpo de los seres humanos está compuesto de 80% de agua, pero diariamente perdemos cierta cantidad de este líquido debido a las actividades diarias y al funcionamiento natural de nuestro cuerpo. El agua es imprescindible para evitar la deshidratación y sus efectos negativos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que el acceso al agua es un derecho humano, por lo tanto, los gobiernos y las sociedades en general deben procurar que sea suficiente para cubrir las necesidades, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible, es decir, que se encuentre al alcance de cualquier persona. Sin embargo, hay algunas empresas que se han empeñado en lucrar con esta necesidad básica embotellando y vendiendo de este líquido vital

El consumo de agua embotellada trae consigo muchos problemas económicos, ecológicos y sociales. Se ha señalado que está industria ha estado vendiendo este líquido 200% más caro que su precio real, y aunque no lo parezca, este negocio tiene cada vez más ganancias que la venta de refrescos debido a la publicidad negativa que se ha hecho respecto al consumo del agua de la llave.

Por otro lado, el impacto ecológico para la producción del plástico de las botellas es inadmisible. Se utilizan miles de recursos energéticos para la producción de los envases y su transportación. La mayoría de estas botellas terminan por contaminar el medio ambiente y de no ser recicladas son arrojadas al mar o arrumbadas en espacios públicos.

La industria del agua embotellada se ha empeñado en vender una imagen positiva del consumo de sus productos, pero cada vez que compramos una botella estamos privatizando nuestro propio derecho al acceso de agua, ayudamos a estas empresas a capitalizar recursos naturales como manantiales para aumentar su producción, y con ello, le negamos el acceso a otras personas y seres vivos. ¿De verdad quieres ser parte de esta maquinaria?

ALTERNATIVAS

Dejar de comprar botellas de agua puede significar, para algunos, un verdadero reto. Pero si sustituimos este hábito de consumo por mejores prácticas que beneficien a nuestra salud, el medio ambiente y a la defensa de nuestros derechos, podremos combatir los prejuicios que nos ha dejado esta industria. Inténtalo con las siguientes recomendaciones:

* Invierte en un purificador o filtro para beber agua de la llave.

* Si vas a salir, utiliza termos, cantimploras o botellas de plástico resistente que te permitan rellenar (aunque la mejor opción son recipientes de vidrio, puesto que no liberan tóxicos dañinos como el plástico).

* Hierve el agua de la llave para eliminar los microorganismos.

* Si eres más aventurado, toma el agua directamente de la llave o de bebederos públicos, algunas empresas utilizan este método.

http://http://youtu.be/DAV8gE4IIek

Noticia realizada por Gabriela Piedra (Miembro oficial de Mensajeros urbanos)
Siguela en su Twitter como : @Gabriela_Piedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.